Planta De Tratamiento De Aguas Industriales

Uno de los retos actuales a nivel global es tratar el mayor volumen de agua residual en las plantas de tratamiento de aguas residuales. Tal y como sostiene el Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo 2017, titulado “Las aguas residuales – El recurso desaprovechado” , estas pueden resultar un recurso clave para satisfacer la creciente demanda mundial de agua dulce y de materias primas.

Las aguas residuales o aguas negras son aquellas que han sido contaminadas por la actividad humana y se dividen en tres categorías según su origen: urbanas, domésticas e industriales.

Las plantas de tratamiento de aguas industriales son instalaciones encargadas de recolectar y eliminar las sustancias contaminantes presentes en el agua proveniente de poblaciones o sectores industriales. El propósito principal es devolver este recurso al ciclo del agua, ya sea mediante su vertido a los cuerpos hídricos o para su reutilización en actividades como la agricultura.

Procesos en plantas de tratamiento de aguas residuales industriales

La planta de tratamiento de aguas industriales se encarga de purificar el agua que ingresa a través de diferentes procesos físicos, químicos y biológicos. Estos métodos tienen como objetivo principal eliminar los contaminantes presentes en el agua. Por lo general, este proceso se divide en cuatro etapas: pretratamiento, tratamiento primario, secundario y terciario. Cada una de estas etapas cumple un papel importante en la eliminación eficiente de las impurezas del agua industrial.

En las plantas de tratamiento de aguas industriales, también se llevan a cabo otros procesos relacionados con los subproductos generados durante el tratamiento. Uno de estos procesos importantes es la gestión y tratamiento del lodo residual, que presenta cierta complejidad y sus aspectos son de gran interés para su adecuada gestión.

1. Pretratamiento

El pretratamiento es la primera etapa del proceso de tratamiento de aguas residuales industriales, cuyo objetivo principal es preparar el agua para su posterior purificación. Durante esta fase, se eliminan los objetos y materiales que podrían causar daños a las instalaciones o equipos utilizados en el proceso de depuración.

En esta fase inicial, generalmente se lleva a cabo un proceso de eliminación de residuos sólidos de tamaño grande y mediano mediante el uso de rejillas y tamices con diferentes grosores. Luego, se procede a la separación de las grasas y partículas de arena utilizando desarenadores-desengrasadores.

Planta de Tratamiento Primario de Aguas Industriales

En esta fase, el objetivo principal es reducir la cantidad de sólidos suspendidos presentes en el agua. Para lograrlo, se utiliza un proceso de decantación donde el agua se retiene en tanques especiales durante un período de 1 a 2 horas. Durante este tiempo, la gravedad ayuda a separar las partículas sólidas del líquido. Además de eliminar los sólidos suspendidos, este proceso también tiene otros beneficios como homogeneizar el flujo del agua y eliminar la materia orgánica asociada a estos sólidos.

Durante el proceso de tratamiento de aguas industriales, se puede agregar sustancias químicas como coagulantes y floculantes para facilitar la sedimentación de los sólidos y eliminar el fósforo. En ocasiones, también se utilizan sustancias básicas o ácidas para neutralizar el pH del agua.

You might be interested:  Manchas blancas en los dientes de leche

Planta de Tratamiento Secundario de Aguas Industriales

El propósito de este procedimiento es eliminar la materia orgánica presente en el agua, así como los nutrientes como el nitrógeno y el fósforo.

En el tratamiento secundario de las aguas industriales, se utiliza principalmente un proceso biológico en el que bacterias y microorganismos ayudan a descomponer y eliminar la materia orgánica y los nutrientes presentes en el agua. Uno de los métodos más comunes es el uso de fangos activados, donde el agua pasa varios días en un tanque con condiciones variables de oxígeno (aerobias, anóxicas y anaerobias) según sea necesario para su eliminación. En este proceso, diferentes tipos de bacterias presentes en el tanque o reactor se alimentan de la materia orgánica y los nutrientes del agua, removiéndolos del medio e incorporándolos a sus propios organismos.

Después del proceso biológico, es común realizar una segunda decantación conocida como decantación secundaria. En esta etapa, las bacterias que han crecido durante el proceso anterior se depositan en la parte inferior del decantador, formando una mezcla de agua y sólidos llamada fango biológico. Esta mezcla se extrae o elimina por la parte inferior del decantador, permitiendo que el agua depurada salga por la parte superior sin la mayoría de las bacterias y sólidos presentes, obteniendo así agua clarificada.

En las plantas de tratamiento de aguas industriales, es común que el proceso de purificación del agua llegue a su fin cuando ésta cumple con los estándares establecidos para su vertido y no se requiere una calidad adicional para su reutilización o uso posterior.

4. Tratamiento terciario

En la etapa de tratamiento terciario o químico, se busca mejorar la calidad del agua para poder devolverla al medio ambiente, como el mar, ríos y lagos, así como utilizarla en actividades humanas. Para lograr esto, se llevan a cabo una serie de procesos cuyo objetivo principal es eliminar agentes patógenos presentes en el agua, como las bacterias fecales.

Dentro de los métodos empleados se incluyen la filtración a través de lechos de arena u otros materiales, así como la desinfección utilizando cloro (generalmente hipoclorito sódico) o luz ultravioleta, con el fin de disminuir la presencia de organismos microscópicos vivos que se han desarrollado en etapas previas.

Tratamiento de lodos: residuos de las plantas de tratamiento de aguas residuales

Durante el proceso de tratamiento de las aguas residuales industriales, se generan diferentes tipos de residuos. Uno de los principales subproductos son los fangos, que se obtienen a través de los procesos de decantación primaria y secundaria. Estos fangos representan una gran cantidad de material residual que debe ser gestionado adecuadamente para evitar impactos negativos en el medio ambiente.

Planta de tratamiento de aguas residuales industriales: una solución para los desafíos actuales

En vista de la necesidad de incrementar el acceso a agua potable y saneamiento, tal como lo establece el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, se espera un aumento en la cantidad de aguas residuales generadas. Por ende, resulta fundamental mejorar la eficiencia, accesibilidad y sostenibilidad del tratamiento de estas aguas para optimizar su aprovechamiento.

En cuanto a este tema, se están realizando avances significativos a nivel mundial. Según la UNESCO, en América Latina ha habido un aumento considerable en el tratamiento de aguas residuales en los últimos 20 años. En España, la empresa Idrica está implementando su tecnología GoAigua en diferentes plantas de tratamiento para aprovechar eficientemente el agua tratada y reutilizarla en actividades agrícolas. Este es otro ejemplo de cómo la tecnología contribuye al fomento de la sostenibilidad ambiental cuando se trata del manejo adecuado de las aguas residuales.

You might be interested:  Marvel Contest Of Champions: El Dominio del Doctor Octopus

A pesar de los avances en el tratamiento de aguas residuales, todavía existe un alto porcentaje de vertidos sin tratar. Es fundamental seguir trabajando para reducir esta situación. Una medida importante es promover la reutilización de las aguas residuales tratadas. En este sentido, la digitalización desempeña un papel clave al optimizar la gestión de las plantas depuradoras, las redes de saneamiento y el drenaje pluvial. Soluciones como GoAigua Wastewater están diseñadas específicamente para mejorar los procesos, garantizar la calidad del agua y reducir la huella ambiental.

Definición de PTAR industrial

1. Pretratamiento: En esta etapa se realiza la remoción inicial de sólidos gruesos y materiales flotantes presentes en el agua residual.

2. Tratamiento primario: Consiste en la separación física de sólidos suspendidos mediante sedimentación o flotación.

3. Tratamiento secundario: Se lleva a cabo mediante procesos biológicos donde microorganismos descomponen la materia orgánica presente en el agua residual.

4. Decantadores secundarios: Permiten la separación del lodo generado durante el tratamiento biológico del agua.

5. Desinfección: Se utiliza para eliminar patógenos presentes en el agua tratada, utilizando métodos como cloración, ozonización o radiación ultravioleta.

6. Filtrado final: Permite remover cualquier partícula restante antes de que el agua sea liberada al medio ambiente o reutilizada.

8. Espesado y deshidratación del lodo: Etapas finales donde se reduce la cantidad de líquido presente en el lodo generando un residuo más manejable para su disposición final.

9. Control y monitoreo constante: Es fundamental llevar a cabo un seguimiento continuo de los parámetros de calidad del agua tratada y del funcionamiento de la planta.

10. Disposición final: El lodo deshidratado se puede utilizar como fertilizante o ser enviado a rellenos sanitarios autorizados para su disposición final.

Estos son algunos de los componentes y procesos más comunes que conforman una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, siendo esenciales para garantizar el adecuado tratamiento y manejo responsable del agua residual generada por comunidades e industrias en Chile.

El significado del tratamiento de aguas industriales

1. Pretratamiento: En esta etapa se eliminan sólidos gruesos y materiales flotantes mediante cribado y desarenado.

2. Neutralización: Se ajusta el pH del agua residual para evitar daños al medio ambiente durante su descarga.

3. Coagulación-Floculación: Se añaden productos químicos que forman coágulos y floculan las partículas suspendidas, facilitando su posterior separación.

4. Sedimentación: El agua pasa a través de tanques donde los sólidos sedimentan por gravedad, formando un lodo que se retira como residuo.

5. Filtración: El agua clarificada atraviesa filtros granulares o membranas para eliminar partículas finas restantes.

6. Desinfección: Se aplican agentes químicos (como cloro) o tratamientos físicos (como radiación ultravioleta) para eliminar microorganismos patógenos presentes en el agua tratada.

7. Tratamiento avanzado: Si es necesario, se pueden utilizar técnicas adicionales como la ósmosis inversa o la adsorción con carbón activado para remover contaminantes específicos presentes en el agua residual.

8. Reciclaje del agua tratada: Cuando sea posible, el agua tratada puede ser reutilizada dentro del proceso industrial, lo que reduce aún más el consumo total de recursos hídricos.

You might be interested:  Uso adecuado de la crema de tratamiento capilar de keratina

9. Gestión adecuada del lodo generado durante el proceso de tratamiento, que puede incluir su deshidratación y disposición final en vertederos autorizados.

10. Monitoreo y control: Se realizan análisis periódicos del agua tratada para asegurar que cumple con los estándares de calidad establecidos por la normativa ambiental vigente.

Estas etapas y tecnologías pueden variar dependiendo de las características específicas del agua residual generada por cada industria, así como de los requisitos legales y ambientales aplicables en Chile.

Tratamiento de aguas residuales industriales

El tratamiento de las aguas residuales industriales es un proceso fundamental para garantizar la protección del medio ambiente y la salud pública. Para llevar a cabo este tratamiento, se requiere el uso de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Industriales (PTARI).

La PTARI es responsable de recibir el agua residual proveniente de las industrias a través de conectores específicos. Una vez que el agua llega a la planta, pasa por diferentes etapas y procesos para su depuración. En primer lugar, se realiza una separación física donde se eliminan los sólidos más grandes presentes en el agua mediante rejillas y tamices.

Posteriormente, el agua pasa por un proceso biológico donde microorganismos descomponen los contaminantes orgánicos presentes en ella. Este proceso puede durar entre 24 y 48 horas, dependiendo del tipo y cantidad de contaminantes presentes en el agua residual industrial.

Una vez finalizado este proceso biológico, se lleva a cabo una etapa química donde se añaden productos químicos para eliminar cualquier resto o compuesto no deseado que pueda haber quedado en el agua tratada. Finalmente, antes de ser devuelta al cauce receptor correspondiente (río o mar), se realiza un control exhaustivo para asegurar que cumple con los estándares establecidos por la normativa ambiental vigente.

P.S.: Es importante destacar que cada industria tiene características particulares en cuanto a sus aguas residuales generadas, por lo tanto, cada PTARI debe adaptarse según las necesidades específicas del sector industrial al cual pertenece.

de las aguas residuales industriales

En la industria del hierro y el acero, se generan diversos flujos de residuos que deben ser tratados adecuadamente para evitar impactos negativos en el medio ambiente. Estos residuos pueden contener sustancias como benceno, naftalina, antraceno, fenoles y cresoles.

La producción de productos de hierro y acero implica el uso de agua como lubricante base y refrigerante. Además, se utilizan aceites hidráulicos, sebo y partículas sólidas en este proceso. Estas sustancias también forman parte de los flujos de residuos generados por esta industria.

Es importante destacar que estos residuos industriales son altamente contaminantes y representan un riesgo para la salud humana y el ecosistema si no son tratados correctamente. Por lo tanto, es fundamental contar con una planta de tratamiento de aguas industriales eficiente que pueda eliminar o reducir significativamente la presencia de estas sustancias peligrosas.

Una planta de tratamiento adecuada debe incluir procesos físicos, químicos o biológicos para tratar los diferentes tipos de contaminantes presentes en los flujos de residuos. Esto puede implicar etapas como sedimentación, filtración, oxidación química o incluso procesos biológicos utilizando microorganismos especializados.

En Chile existen regulaciones ambientales estrictas que exigen a las empresas cumplir con estándares específicos en cuanto al tratamiento adecuado de sus aguas industriales. Esto busca proteger tanto la calidad del agua como la salud pública.