Sistema De Tratamiento De Gases De Escape

Resumen, Productos asociados y Comunícate con nosotros son las secciones principales que encontrarás en esta página.

Sistemas de tratamiento de gases de escape que cumplen con las normas medioambientales en Chile

El Anexo VI del Convenio MARPOL continúa estableciendo límites más estrictos para las emisiones de óxidos de azufre (SOx) y óxidos nitrosos (NOx) en las operaciones marítimas. Como resultado, los propietarios de buques están recurriendo a sistemas de tratamiento de gases de escape como SCR (reducción catalítica selectiva), EGR (recirculación de gases de escape) y scrubbers (depuradores) para cumplir con estas regulaciones.

En los sistemas de gases de escape, el entorno es muy desafiante y solo los componentes más resistentes pueden resistir la exposición diaria a los gases ácidos. En Danfoss somos expertos en componentes de control de presión y temperatura para sistemas de tratamiento de gases de escape diseñados especialmente para entornos marinos corrosivos. Nuestros productos garantizan un funcionamiento confiable y una vida útil prolongada, cumpliendo con todas las normas navales y ambientales requeridas.

Características y ventajas

Garantizando un control seguro y confiable de los sistemas de gases de escape. Asegurando el correcto funcionamiento y eficiencia en la eliminación de contaminantes presentes en los gases emitidos por vehículos automotores.

Componentes resistentes, diseñados para resistir condiciones adversas y corrosivas.

Conocimiento experto de los sistemas de tratamiento de gases de escape

Sensores de temperatura de gases de escape con garantía futura en Danfoss Sensing Solutions

Explora nuestra variada selección de sensores certificados para aplicaciones marinas que permiten medir la temperatura de los gases de escape en diferentes tipos de combustibles, incluso a temperaturas extremas de hasta 850 °C.

¿Cómo opera el sistema de recirculación de gases de escape?

La recirculación de gases de escape interna es un proceso en el cual se mezclan los gases de escape con la mezcla fresca dentro de la cámara de combustión. Este proceso se lleva a cabo en todos los motores de cuatro tiempos mediante la superposición de las válvulas de entrada y salida en los sistemas correspondientes.

En términos más simples, cuando hablamos de recirculación interna, nos referimos a que parte del gas que ya ha sido utilizado para generar energía vuelve a ser introducido en el motor. Esto tiene varios beneficios, como reducir las emisiones contaminantes y mejorar la eficiencia del motor.

Un ejemplo práctico podría ser un automóvil equipado con un sistema EGR (Recirculación Gases Escape). Este sistema permite redirigir una pequeña cantidad del gas producido durante la combustión hacia el colector admisión antes que sea expulsado por el tubo escape. Al reintroducir estos gases al ciclo, se reduce significativamente la formación óxidos nitrógeno (NOx), uno de los principales contaminantes emitidos por los vehículos.

You might be interested:  Duración del lavado de manos clínico

Es importante destacar que no todos los motores cuentan con este tipo de sistemas. Sin embargo, aquellos que sí lo tienen pueden beneficiarse tanto desde una perspectiva ambiental como económica debido al menor consumo combustible. Además, es fundamental realizar un mantenimiento adecuado para asegurar su correcto funcionamiento y evitar problemas futuros relacionados con obstrucciones o fallos en las válvulas encargadas del control flujo gases recirculados.

Descubre nuevas posibilidades con las soluciones navales de Danfoss

Cumplir con los estándares y las demandas de nuestros clientes es nuestra prioridad en Danfoss. Nos esforzamos por ofrecer productos marinos de alta calidad que superen las expectativas de nuestros clientes en Chile.

Avances en tecnologías para disminuir emisiones y tratar gases de escape en los últimos años

En la actualidad, existen dos tecnologías principales utilizadas en la industria ferroviaria para reducir las emisiones contaminantes. La primera de ellas es la disminución catalítica selectiva (SCR), que consiste en un sistema que utiliza un catalizador para convertir los óxidos de nitrógeno (NOx) presentes en los gases de escape del tren en nitrógeno y agua, sustancias menos perjudiciales para el medio ambiente. Esta tecnología ha demostrado ser efectiva y se utiliza ampliamente en locomotoras diésel.

Por otro lado, tenemos la recirculación de gases de escape (EGR). Este método implica redirigir una parte de los gases emitidos por el motor hacia el sistema de admisión antes de su combustión. Al mezclar estos gases con aire fresco durante la combustión, se reduce significativamente la formación de NOx. Aunque esta técnica puede requerir modificaciones adicionales al motor y al sistema de escape, también ha demostrado ser eficiente para controlar las emisiones.

Para implementar estas tecnologías y reducir las emisiones contaminantes dentro del sector ferroviario chileno, es importante considerar algunos consejos prácticos. En primer lugar, es fundamental realizar un análisis exhaustivo del parque ferroviario existente para identificar aquellos trenes que generan mayores niveles de emisiones y priorizar su actualización o reemplazo por modelos más modernos y menos contaminantes.

Además, se deben establecer regulaciones e incentivos económicos que fomenten a las empresas ferroviarias a invertir en tecnologías más limpias. Esto podría incluir subsidios o beneficios fiscales para aquellas compañías que adopten sistemas SCR o EGR en sus locomotoras.

Asimismo, es importante promover la investigación y el desarrollo de tecnologías más avanzadas y eficientes para reducir aún más las emisiones contaminantes. Esto podría incluir la exploración de alternativas como los trenes eléctricos o híbridos, que utilizan energía renovable en lugar de combustibles fósiles.

Temperatura exacta de los gases de escape

La supervisión continua de la temperatura de los gases de escape es fundamental para asegurar un rendimiento óptimo, una larga vida útil y un control preciso de las emisiones.

Funcionamiento del sistema de postratamiento o AdBlue

– Esta reacción reduce las emisiones de NOx.

– Los gases de escape generados durante la combustión son tratados con esta tecnología para minimizar su impacto ambiental.

Normativa actualizada sobre tratamiento de gases de escape

A partir de enero de 2020, se implementaron nuevos límites para el contenido de azufre en los combustibles. Este artículo examina el desafío que representan las emisiones de azufre y las posibles soluciones para cumplir con la nueva regulación.

You might be interested:  Tratamiento Especializado Para El Contorno De Los Ojos

Sistema de Tratamiento de Gases de Escape

El sistema de tratamiento de gases de escape es un componente fundamental en los vehículos modernos. Su función principal es reducir las emisiones contaminantes generadas por la combustión del motor, contribuyendo así a la protección del medio ambiente y a cumplir con las normativas vigentes.

Este sistema está compuesto por diferentes dispositivos que trabajan en conjunto para eliminar o reducir al mínimo los gases nocivos antes de ser liberados al aire. Algunos de estos componentes incluyen el catalizador, el filtro antipartículas y el sensor lambda.

El catalizador es responsable de convertir los gases tóxicos como monóxido de carbono (CO), óxidos nitrosos (NOx) y hidrocarburos no quemados (HC) en sustancias menos dañinas como dióxido de carbono (CO2), nitrógeno (N2) y agua (H2O). Este proceso se lleva a cabo mediante reacciones químicas controladas dentro del catalizador.

Por otro lado, el filtro antipartículas tiene como objetivo atrapar las partículas sólidas presentes en los gases, evitando su liberación al ambiente. Estas partículas pueden ser altamente perjudiciales para la salud humana y también contribuir a la formación de smog.

Finalmente, el sensor lambda juega un papel crucial en el funcionamiento eficiente del sistema. Este dispositivo mide constantemente la cantidad exacta de oxígeno presente en los gases emitidos por el motor y envía esta información a la unidad electrónica del vehículo. Con base en esta información, se ajusta automáticamente la mezcla aire-combustible para lograr una combustión óptima y reducir al máximo las emisiones contaminantes.

Ubicación del sensor de gases de escape

El sensor de oxígeno, también conocido como sonda lambda, se encuentra ubicado en los conductos de escape del vehículo. En la mayoría de los casos, los automóviles cuentan con dos sondas de control, aunque algunos pueden tener hasta seis. Estas sondas pueden estar situadas tanto antes del filtro de partículas (dentro del catalizador) como después.

1. Antes del filtro de partículas dentro del catalizador.

2. Después del filtro de partículas dentro del catalizador.

3. Antes o después del convertidor catalítico principal.

4. En el tubo central entre el convertidor primario y secundario.

5. Después del convertidor secundario.

6. En el tubo posterior al sistema completo de escape.

Es importante destacar que la posición exacta puede variar dependiendo del modelo y fabricante específico del vehículo.

La función de la válvula EGR en un automóvil

La válvula EGR, o recirculación de gases de escape, es un componente clave en el sistema de tratamiento de gases de escape. Su función principal es recircular una parte de los gases que salen por el escape hacia la admisión del motor. Esto significa que se encarga de reintroducir el humo resultante de la combustión en los cilindros del motor.

El objetivo principal detrás del uso de la válvula EGR es reducir las emisiones contaminantes, especialmente las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx). Al introducir nuevamente estos gases al proceso interno del motor, se logra disminuir su temperatura y diluir su concentración dentro del cilindro. Esto a su vez reduce la formación y liberación posteriormente durante el proceso exhaustivo.

P.S.: La válvula EGR juega un papel importante en la protección ambiental al ayudar a controlar las emisiones dañinas producidas por los vehículos. Además, contribuye a mejorar la eficiencia energética al permitir una mejor gestión y aprovechamiento del calor generado durante el proceso combustible.

You might be interested:  Tratamiento para la sudoración en las axilas

Consecuencias de un fallo en la válvula EGR

¿Qué hacer si la válvula EGR falla? Si la válvula EGR se queda abierta, significa que el aire que ingresa al motor siempre está mezclado con los gases de escape. Esto resulta en una pérdida de rendimiento del vehículo, un aumento en el consumo de combustible y posibles tirones al acelerar. Además, es probable que salga más humo del escape de lo normal.

En caso de fallo en la válvula EGR, es recomendable llevar el vehículo a un taller especializado para su reparación o reemplazo. Es importante solucionar este problema ya que puede afectar negativamente el desempeño y eficiencia del motor.

Además, se recomienda realizar un mantenimiento regular del sistema de tratamiento de gases de escape para prevenir posibles fallas en la válvula EGR y otros componentes relacionados. Esto incluye limpiar o reemplazar filtros obstruidos y verificar las conexiones y cables eléctricos para asegurar su correcto funcionamiento.

¿Cómo detectar un mal funcionamiento de la válvula EGR?

La válvula EGR puede presentar problemas que afectan el funcionamiento del sistema de tratamiento de gases de escape. Algunos síntomas comunes incluyen:

1. Testigo de avería encendido: Cuando la válvula EGR se atasca, es probable que se active un testigo en el tablero del vehículo indicando una falla en el sistema.

2. Pérdida de potencia del motor: Un mal funcionamiento de la válvula EGR puede causar una disminución en la potencia del motor, lo que se traduce en una respuesta más lenta y menor aceleración.

3. Comportamiento anormal del vehículo: El bloqueo o fallo en la válvula EGR puede provocar un comportamiento inusual del automóvil, como tirones o vibraciones durante la conducción.

4. Dificultad para arrancar en frío: Si la válvula EGR no está funcionando correctamente, es posible experimentar dificultades al intentar encender el motor cuando está frío.

5. Mayor nivel de humo: La obstrucción o malfuncionamiento de esta válvula puede generar un aumento en las emisiones contaminantes, lo cual se manifiesta con un mayor nivel visible de humo proveniente del escape.

Es importante tener presente estos síntomas ya que pueden indicar problemas relacionados con el sistema de tratamiento de gases y requerir atención y reparación por parte de profesionales especializados para evitar daños mayores al vehículo y reducir su impacto ambiental negativo.

Tipos de EGR: ¿Cuántos hay?

En el sistema de tratamiento de gases de escape, se utilizan válvulas EGR para reducir las emisiones contaminantes. Estas válvulas tienen dos tipos: neumáticas y electrónicas. Las válvulas neumáticas funcionan mediante la presión del vacío generado en el motor, mientras que las electrónicas son accionadas por un motor eléctrico.

Las válvulas EGR permiten recircular una parte de los gases de escape hacia la admisión del motor. Esto ayuda a disminuir la temperatura en la cámara de combustión y reduce la formación de óxidos nitrosos (NOx), que son nocivos para el medio ambiente.

La función principal del sistema es controlar y regular las emisiones contaminantes generadas por los vehículos durante su funcionamiento. Al recircular los gases de escape, se logra una mezcla más equilibrada en el proceso de combustión, lo que resulta en una reducción significativa en las emisiones contaminantes expulsadas al medio ambiente.